Bolsonaro es acusado como mentor del golpe de Estado y condenado por atacar a periodistas

El expresidente brasileño Jair Bolsonaro ha sufrido esta semana dos derrotas clave contra sus ataques contra la democracia. Una comisión del Congreso lo ha considerado el autor intelectual de la intentona de golpe de Estado del 8 de enero, cuando sus seguidores invadieron y destruyeron las sedes de los Tres Poderes. El jueves, una corte paulista lo ha condenado a pagar una indemnización colectiva por sus ataques a periodistas durante sus 4 años de Gobierno (2019-23)

La acción judicial presentada por el Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Sao Paulo alegó ataques sistemáticos de Bolsonaro a periodistas de forma agresiva en sus discursos y en las redes sociales. La indemnización equivalente a unos 10 mil dólares, es pequeña en monto, pero de gran significado para la categoría. Medios atacados por Bolsonaro, como la cadena de televisión Globo, destacaron la derrota del ultraderechista en sus telediarios.

El sindicato de periodistas registró 175 ataques de Bolsonaro contra la prensa durante 2020, usando como fuente un informe de la Federación Nacional de Periodistas (Fenaj) que cita ataques homófobos, insultos, agresiones a mujeres periodistas durante entrevistas y hasta la amenaza de darle un puñetazo a un profesional. La multa se destinará a un fondo de defensa de los periodistas de Sao Paulo.

Autor intelectual del golpe

En otra derrota importante, sus excolegas parlamentarios han aprobado un documento que coloca a Bolsonaro en el centro de la escena del intento de golpe de Estado, el pasado 8 de enero, y que puede ser usado en procesos judiciales.

Tras casi nueve meses de trabajo, una Comisión Parlamentaria de Investigación aprobó, por 20 votos a favor, 11 en contra y una abstención, un informe que indica la imputación de Bolsonaro y otras 60 personas, entre ellas cinco exministros y ocho generales de las Fuerzas Armadas, figuras clave de su gobierno.

«Los hechos aquí relatados demuestran exhaustivamente que Jair Messias Bolsonaro, ocupando entonces el cargo de Presidente de la República, fue el autor intelectual y moral de los atentados perpetrados contra las instituciones, que culminaron el 8 de enero», dice el texto final presentado por la senadora Eliziane Gama, que fue también actuante en la oposición a Bolsonaro por su posición antivacunas durante la pandemia de coronavirus.

La acción judicial presentada por el Sindicato de Periodistas Profesionales del Estado de Sao Paulo alegó ataques sistemáticos de Bolsonaro a periodistas

El informe apunta a Bolsonaro como principal responsable de los actos golpistas en enero, e investiga además a los presuntos autores, financiadores e instigadores del ataque contra la Plaza de los Tres Poderes de Brasilia.

Además de Bolsonaro han sido citados los generales Walter Braga Netto, Augusto Heleno, Luiz Eduardo Ramos, Paulo Sérgio Nogueira, Marco Antonio Freire Gomes, Ridauto Lúcio Fernandes, Carlos Feitosa Rodrigues y Carlos José Penteado; el excomandante de la Marina Almirante Almir Garnier Santos; el teniente coronel Mauro Cid; el exministro de Justicia Anderson Torres; y el exdirector general de la Policía Federal de Carreteras Silvinei Vasques.

Ataque a la democracia

Gama recomendó que Bolsonaro sea procesado por los delitos de asociación criminal, violencia política, abolición violenta del Estado de derecho democrático; intento de deponer a un gobierno legítimamente constituido, y uso de medidas para impedir el libre ejercicio de los derechos políticos.

«La democracia fue atacada. Se manipuló a las masas con discursos de odio. Se emplearon milicianos digitales para sembrar el miedo, descalificar a los opositores y promover ataques contra el sistema electoral. Se cooptó a las fuerzas de seguridad. Se intentó corromper, obstruir y anular las elecciones. Y se utilizó la libertad de expresión para ahogar la expresión», agregó la senadora al leer el documento.

El sindicato de periodistas registró 175 ataques de Bolsonaro contra la prensa durante 2020

En un debate acalorado de casi siete horas, congresistas oficialistas citaron pruebas de que hubo un intento de instrumentalizar el Estado y cooptar a los militares para derrocar la democracia. Parlamentarios bolsonaristas señalaron que el documento era parcial y tendencioso por no incluir al general Gonçalves Dias, que fue jefe de la Oficina de Seguridad Institucional (GSI) del actual presidente Luiz Inácio Lula da Silva, y fue acusado de omisión durante el ataque.

El informe será remitido al Ministerio Público Federal y a otros órganos encargados de investigar las responsabilidades, para seguir la vía judicial.