Gabriel Boric recibe el proyecto final de la nueva Constitución y llama a plebiscito

El presidente de Chile, Gabriel Boric, convocó para el 17 de diciembre a un plebiscito con el fin de votar a favor o en contra del nuevo proyecto de Constitución redactado por un consejo dominado por fuerzas derechistas que reemplace la Carta Magna impuesta por la dictadura de Pinochet.

«Queda oficialmente convocado el plebiscito del 17 de diciembre e invito a todos nuestros compatriotas a informarse y participar cumpliendo con el ineludible deber ciudadano de votar», dijo el izquierdista Boric en una ceremonia en Santiago.

El presidente de Chile, Gabriel Biric, recibe la nueva propuesta de Carta Magna, en Santiago de (Chile). Foto: EFE

El presidente cumple así el calendario previsto en el segundo proceso de cambio de Constitución que viven los chilenos.

Todo esto luego de que en octubre de 2020 un 78% del electorado votó a favor de un cambio de Carta Magna con la esperanza de sentar las bases de un Estado más fuerte en temas sociales luego de las protestas que en 2019 sacudieron a este país hasta entonces estable.

«Se abre el tiempo definitivo de los ciudadanos y ciudadanas. Ahora es su voz y decisión lo que verdaderamente importa», dijo Boric el martes.

Un texto «retrógrado» e ideologizado

La coalición oficialista se ha manifestado en contra del nuevo texto al considerarlo como retrógado en materia de derechos civiles y sociales, y por establecer claramente las instituciones privadas de salud y pensiones.

El primer proceso de cambio constitucional fracasó en las urnas en septiembre de 2022 por 61% del electorado que lo rechazó sobre todo por considerarlo de izquierda radical.

La propuesta actual, que se votará en diciembre, ha sido criticada incluso como la Democracia Cristiana (centro) como un texto conservador e «ideologizado» por la derecha radical.

Boric firma el proyecto en un acto en Santiago. Foto: ReutersBoric firma el proyecto en un acto en Santiago. Foto: Reuters

El texto preserva en esencia el tono conservador de la Constitución impuesta en 1980 por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) que, pese a haber sido modificada varias veces en democracia, estableció un modelo que favoreció la privatización de la salud, la educación y las pensiones.

A favor y en contra

Según la encuestadora Cadem, un 54% de los chilenos prevé votar en contra del nuevo plan constitucional, frente al 31% que está a favor.

Aunque las encuestas pronostican que el nuevo texto también será rechazado, Boric sostuvo que si es aprobado su gobierno trabajará en su implementación.

Pero, si es derrotado, aseguró el mandatario, su equipo se abocará a sus tareas y tácitamente descartó un nuevo intento constitucional durante su período que finaliza en marzo de 2026.

En caso de que la opción en contra sea mayoritaria, seguirá vigente la Constitución escrita en dictadura.

El Consejo Constitucional chileno entregó este mismo martes la propuesta de nueva Constitución.

Hasta el momento, entre los partidos políticos chilenos que van por el «A favor» del nuevo texto se encuentran el pinochetista Partido Republicano y la coalición de derecha Chile Vamos, sumándose hace pocos días los partidos de centro Amarillos por Chile y Demócratas.

En la vereda del frente, en la postura «En contra», se encuentran el Partido Socialista, el Partido por la Democracia, Frente Amplio y el Partido Comunista.

Respecto a expresidentes de Chile, Sebastián Piñera manifestó su inclinación por el «A favor», mientras que Ricardo Lagos se pronunció por el «En contra», aún se espera el pronunciamiento de los expresidentes Eduardo Frei y Michelle Bachelet.

Ceremonia en el antiguo Congreso de Santiago

La ceremonia se realizó en el salón principal del antiguo Congreso Nacional en Santiago, donde Boric afirmó que «se abre el tiempo definitivo de los ciudadanos»? y que «su voz y decisión es lo que verdaderamente importa».

La ceremonia se realizó en el salón principal del antiguo Congreso Nacional en Santiago. Foto: Pablo Vera / AFPLa ceremonia se realizó en el salón principal del antiguo Congreso Nacional en Santiago. Foto: Pablo Vera / AFP

«Los chilenos deberán decidir si esta es una propuesta que nos une», dijo el presidente, y agregó que el rol del Gobierno será «que la ciudadanía pueda expresarse con plena libertad en el plebiscito del 17 de diciembre».

Boric afirmó que las constituciones «no solucionan los problemas de inmediato», pero que deben «dar el marco» para responder a los problemas ciudadanos «a través de la política pública».

«Eso tendrá que ponderar cada ciudadano y ciudadana, de qué manera este texto constitucional permitirá abordar los grandes temas de Chile», remarcó la autoridad.

El lunes 30 de octubre el Consejo Constitucional aprobó la propuesta de nueva Constitución para Chile, redactada principalmente por la derecha chilena, la que ha generado fuertes roces entre la oposición y el oficialismo debido a la aprobación de varias enmiendas polémicas que para el Gobierno significan ?retrocesos? en distintas materias.

El anterior y fallido proyecto de Constitución, redactado en su mayoría por convencionales constituyentes de izquierda e independientes, fue rechazado por el 61% de los chilenos.

Con información de agencias