Los abogados de Trump piden que el juicio por intentar revocar el resultado de las elecciones sea en 2026

El equipo de abogados del expresidente de Estados Unidos Donald Trump ha pedido que el juicio federal por intentar revocar el resultado de las elecciones de 2020 sea en abril de 2026 para tener el tiempo suficiente de preparar una buena defensa.

Además, han considerado que la propuesta del fiscal especial Jack Smith de celebrarlo el 4 de enero de 2024 busca impedir una correcta preparación y su consecuente defensa.

«El objetivo del Gobierno es claro: negar al expresidente Trump y a su abogado una capacidad justa para prepararse para el juicio. El tribunal debe denegar la solicitud del gobierno», ha publicado los abogados del expresidente, según la cadena ‘CNN’.

El propio Trump ha asegurado este jueves en un programa televisivo que Smith está «buscando un calendario de juicio más rápido que la mayoría de los delitos menores sin documentos y solicitando solo cuatro meses desde el comienzo del descubrimiento hasta la selección del jurado».

Además, la defensa ha argumentado que la fecha propuesta por el fiscal especial estaría en conflicto con los otros casos a los que se enfrenta el expresidente.

El juicio sobre el presunto soborno a la actriz de cine porno Stephanie Clifford, conocida como Stormy Daniels, comenzará en marzo de 2024, mientras que el del caso de los documentos clasificados está fechado y el proceso por el caso de intentar interferir en las elecciones presidenciales de 2020 en el estado de Georgia están previstos para mayo de ese mismo año.

«El expresidente Trump debe prepararse para cada uno de estos juicios en los próximos meses. Todos son independientemente complejos y requerirán un trabajo sustancial para defenderse. Varios probablemente requerirán la presencia del presidente Trump en algunos o todos los procedimientos del juicio», ha argumentado el equipo de abogados.

«Sin lugar a dudas, la obligación del expresidente Trump de prepararse diligentemente para este caso no termina debido a otros asuntos pendientes. Sin embargo, el tribunal puede, y debe, considerar los efectos prácticos que estos enjuiciamientos paralelos tendrán sobre la capacidad del expresidente Trump para cumplir con los plazos extraordinariamente breves que el gobierno propone», han agregado los abogados.