Muere Chita Rivera, electrizante estrella de Broadway, a los 91 años

Chita Rivera, la bailarina, cantante y actriz de fuego y hielo que saltó a la fama en la producción original de Broadway de «West Side Story» y deslumbró al público durante casi siete décadas como estrella puertorriqueña del teatro musical estadounidense, falleció el martes. en Nueva York. Tenía 91 años.

El fallecimiento fue anunciado en un comunicado de prensa por su hija, Lisa Mordente. No dio más detalles.

Para generaciones de aficionados a la música, la Sra. Rivera era una fuerza elemental de danza giratoria, saltadora y percusiva; una seductora cantante de baladas humeantes y jazz abrasador; y una actriz propulsora con energía de vodevil. Ha aparecido en numerosas producciones teatrales en Nueva York y Londres, ha viajado 100.000 millas en giras de cabaret y ha protagonizado decenas de películas y programas de televisión.

En Broadway, creó una serie de mujeres duras y memorables: Anita en «West Side Story» (1957), Rosie en «Bye Bye Birdie» (1960), la asesina Velma Kelly en «Chicago» (1975) y el papel… título en “El beso de la mujer araña” (1993). Cantó temas duraderos en estos roles: «America» en “La historia del lado oeste” «Un chico» Y «rosa española» en “Adiós Birdie” y «Y todo eso» en Chicago.»

Los críticos han comparado los tesauros con una hipérbole para hablar maravillas de su pirotecnia. En 2005, Newsweek la llamé «Sólo el mejor bailarín de teatro musical de todos los tiempos». Al revisar su actuación en «Bye Bye Birdie» en The New York Times, Brooks Atkinson la llamó «una cantante combustible y bailarina giroscópica». Sobre su trabajo ganador del premio Tony como Anna en «The Rink» (1984), Richard Corliss en la revista Time escribió: «Integrando 30 años de conocimiento de Broadway en una adolescente vivaz, la artista de 51 años ahora podría vender un canción a los sordos.

La Sra. Rivera era una perfeccionista trabajadora que rara vez perdía el ritmo, y mucho menos una actuación. Formada en ballet clásico antes de incorporarse al escenario musical, fue querida en Broadway, donde comenzó a actuar a principios de la década de 1950. Con su impresionante voz y su elocuente lenguaje corporal, irradiaba un carisma arraigado en fuertes técnicas de canto y baile y en los placeres. ella derivó de ellos.

Como cantante y actriz, la Sra. Rivera fue en gran medida autodidacta, aunque recibió capacitación en el trabajo de algunos de los más grandes pedagogos del panteón: los coreógrafos Bob Fosse y Jerome Robbins, el compositor Leonard Bernstein, el equipo de compositores de John Kander y Fred Ebb, y del dramaturgo Terrence McNally.

En 1986, la Sra. Rivera tuvo que suspender su vida de bailarina cuando un taxi chocó con su automóvil en Manhattan, rompiéndole la pierna izquierda en una docena de lugares. Se sometió a dos cirugías, en las que se utilizaron tornillos y placas para reconectar sus huesos, seguidas de meses de rehabilitación. Para muchas bailarinas, las lesiones podrían haber acabado con sus carreras, pero casi un año después del accidente, ella comenzó a bailar nuevamente, regresando más fácilmente con números de cabaret que la sostuvieron durante años.

Ella nunca se recuperó por completo. «Nunca volverás a verme con zapatillas de ballet porque no tengo el tendón de Aquiles», dijo al Times en 1993, cuando regresó a Broadway después de una ausencia de siete años para protagonizar «El beso de la mujer araña». . .” Y añadió: “No puedo hacer todo el tramo. Pero ya no tengo ningún dolor. El único problema es que mi pierna activa los detectores de metales en los aeropuertos. »

En “Chita Rivera: The Dancer’s Life”, una retrospectiva autobiográfica presentada en Broadway en 2005, interpretó un tango sobre los hombres de su pasado, una secuencia de baile para Fosse, Robbins y otros coreógrafos, y un popurrí de sus destacados musicales, incluidos “A Boy Like That” de “West Side Story” y “All That Jazz” de “Chicago”.

“A sus 72 años, todavía tiene la voz, la actitud y, oh sí, las piernas para atraer todas las miradas del público”, escribió Ben Brantley en una reseña del Times. “Ella es una profesional en un mundo de juicios exigentes y estándares míticos. Parece justo que “The Dancer’s Life” la presente como la gitana definitiva, la troupe talentosa que consiguió los momentos adecuados.

Une décennie plus tard, Mme Rivera était toujours la tête d’affiche, jouant dans une adaptation musicale de 2015 de « The Visit », la comédie musicale de Kander-Ebb-McNally basée sur la pièce satirique de Friedrich Dürrenmatt sur l’avidité et la venganza. En esta película interpreta a una viuda adinerada que regresa a su deprimida ciudad natal con una oferta de dinero por el asesinato de un antiguo amor que la traicionó hace mucho tiempo.

La producción se presentó en Broadway durante 11 semanas, incluidos avances, recaudó 2 millones de dólares y recibió cinco nominaciones a los Tony. El Times informó que «el público de la noche inaugural estaba de pie, su aplauso era tan fuerte y sostenido que la Sra. Rivera tuvo que saludarla con un gran gesto de la mano».

La Sra. Rivera ha recibido una lluvia de honores durante su larga carrera. Ganó dos premios Tony a la mejor actriz en un musical, por «La pista de patinaje» Y «El beso de la mujer araña»; fue nominado por otros ocho; y en 2018 recibió un Tony especial por su trayectoria. En 2002, se convirtió en la primera mujer hispanoamericana en recibir los Honores del Centro Kennedyla trascendental versión de los Oscar, en un grupo que incluía a Elizabeth Taylor, James Earl Jones y Paul Simon.

En 2009, recibió la Medalla Presidencial de la Libertad, el honor civil más alto del país, de manos del presidente Barack Obama en una ceremonia en la Casa Blanca.

Fue la culminación de una odisea que comenzó a unos kilómetros de distancia, en Washington, el 23 de enero de 1933, con el nacimiento de Dolores Conchita Figueroa del Rivero, la tercera de cinco hijos de Pedro Julio y Katherine (Anderson) del Rivero.

Su padre, nacido en Puerto Rico, tocaba el clarinete y el saxofón con la US Navy Band y la Harry James Orchestra. Murió cuando Conchita tenía 7 años. Su madre, que era de ascendencia escocesa, irlandesa y puertorriqueña y también tenía ascendencia afroamericana, que descubrió tarde en su vida, se convirtió en empleada del Pentágono e inscribió a Conchita en lecciones de canto, baile y piano. . La danza se convirtió en su pasión. Siguiendo el consejo de su profesor, audicionó para George Balanchine y ganó una beca para su escuela American Ballet en Nueva York.

Viviendo con la familia de un tío en el Bronx, se graduó en la escuela secundaria William Howard Taft en 1951. Durante una convocatoria abierta para bailarines, ganó un papel en una compañía de gira nacional de «Call Me Madam» de Irving Berlin. Después de 10 meses de gira, reemplazó a Onna White como bailarina principal en “Guys and Dolls” en Nueva York. Durante los años siguientes, bailó en «Seventh Heaven», «Shoestring Revue» y «Mr. Wonderful». Su carrera progresó y acortó su nombre al pegadizo Chita Rivera.

En 1953, consiguió un trabajo en Broadway como bailarina del coro en “Can-Can”, el musical de Cole Porter-Abe Burrows protagonizado por Gwen Verdon, quien animó a la Sra. Rivera a realizar una gira para la gran carpa. Obtuvo un papel en «Mr. Marvelous» y tuvo una aventura romántica con su estrella, Sammy Davis Jr.

Rivera saltó a la fama en 1957 como Anita en «West Side Story», la historia de Romeo y Julieta ambientada en el Manhattan de la posguerra, donde los desamparados amantes, María y Tony, están atrapados en una guerra mortal de pandillas callejeras. Como Anita, cantó un conmovedor dueto con Carol Lawrence como María, “Un chico así/Tengo un amor” y un magico «Esta noche,» además de liderar un animado conjunto en “América”.

Con música de Leonard Bernstein, letra de Stephen Sondheim, coreografía del Sr. Robbins y un libro de Arthur Laurents, el musical obtuvo críticas entusiastas y tuvo 732 funciones antes de salir de gira, y ha durado aún más en Londres.

En 1957, la Sra. Rivera se casó con Anthony Mordente, un bailarín de “West Side Story”. Se divorciaron en 1966. Además de su hija Lisa, le sobreviven dos hermanos, Julio y Armando; y una hermana, Lola del Rivero. La señora Rivera vivía en el condado de Rockland, Nueva York.

Siguieron otros triunfos, comenzando con la producción original de 1960 de «Bye Bye Birdie», una comedia musical que gira en torno a un personaje dinámico basado en Elvis Presley. Parodiaba una era en decadencia del rock ‘n’ roll de los años cincuenta, la cultura de las celebridades, el poder de la televisión en los pueblos pequeños de Estados Unidos y el mundo del espectáculo en general. Estaba protagonizada por la Sra. Rivera como la secretaria de un compositor que convierte la pérdida del boleto de comida de su agencia, la estrella de rock Conrad Birdie, alistada en el ejército, en un golpe al organizar un concurso nacional de besos de despedida para fanáticos desmayados. La señora Rivera, nominada a su primer Tony, fue elogiada en The Guardian: «Su personalidad es tan magnética que tendemos a olvidar la trama y simplemente esperamos a que la señorita Rivera ocupe el centro del escenario». »

Obtuvo otra nominación al Tony en 1976 por la producción original de Broadway de «Chicago», el musical irónico y cínico sobre el vicio en la década de 1920. Rivera interpretó a Velma Kelly para Roxie Hart de Verdon, asesinos rivales en la cárcel del condado de Cook que compiten por La publicidad escabrosa y los servicios del abogado infalible les dan el viejo alboroto, Billy Flynn, interpretado por Jerry. Orbach. Tuvo 936 funciones.

La carrera de la Sra. Rivera en Broadway rara vez disminuyó y cuando encontró tiempo, lo llenó con trabajos de cabaret internacional y apareció en películas, series de televisión y comedias, así como en programas de televisión de variedades de Ed Sullivan, Dinah Shore, Garry Moore, Sid. César y Carol. Burnett.

Sus películas incluyeron media docena de documentales sobre Broadway y sus estrellas. También apareció en el largometraje de Lin-Manuel Miranda de 2021, «Tick, Tick…Boom!» un drama musical biográfico basado en el musical del mismo nombre de Jonathan Larson.

En 2017, los Premios Astaire, que llevan el nombre de Fred y Adele Astaire, quienes aparecieron en 10 musicales de Broadway entre 1917 y 1931, pasaron a llamarse Premios Chita Rivera de Danza y Coreografía.

En 2015, Broadway se maravilló cuando Rivera, de 82 años, abrió la obra “The Visit”.

¿No había pensado en jubilarse?

«Dios, no», ella dijo a BroadwayDirect.com. “Depende de Dios. Pero mientras tanto, la vida es fabulosa y tengo la suerte de haber vivido mucho tiempo rodeada de los más grandes creadores. Todavía tengo mucho que bailar y cantar, y demasiada gente a la que entretener.

Su tan esperada autobiografía, “Chita: A Memoir”, escrita con el periodista Patrick Pacheco, se publicó en la primavera de 2023. Traza su vida “con la claridad y el despreocupación de un veterano” y revela dos lados distintos de la vida de la Sra. Rivera. personalidad, escribió Juan A. Ramírez en el Times.

Si bien Chita es la amable “que trata de poner todo junto, resuelve problemas y le encanta reír”, escribió Rivera, su “renegado interior”, llamada Dolores, “no se contiene y consigue su trabajo”. Ella fue quien me protegió.

Alex Traub informes aportados.